viernes, 20 de diciembre de 2013

Dimensiones Malditas. Capítulo 27

Capítulo 27: Acercamiento

 El portal hacia el tártaro se abrió desde el castillo del difunto rey Mickey. Al llegar al Tártaro todos se sorprendieron. Era un lugar horrible, totalmente desértico, pero se notaba una evidente esencia de muerte, como si del más terrible campo de batalla se tratase. Tuvieron que avanzar un poco hasta encontrar el primer rastro de vida. Ariel, Melody, Simbad, Odette, Jake, Finn, Bart y Lisa observaron asustados a aquel grupo que acababa de llegar.
 -Simbad: ¿Más enemigos?
-Ariel: ¿Cúantos más van a salir?
-Jake: Pues no sé qué decir. A mí estos me dan muy buen rollito.
-Odette: ¡Ten cuidado, Jake! ¡No te acerques!
-Simbad: ¿Quiénes sois vosotros? ¿Qué hacéis aquí?
-Sailor Moon: Yo me llamo Sailor Moon, y estos son mis compañeros. Hemos venido a vencer al ejército enemigo.
 -Simbad: ¡Ja! ¡Venga ya! ¿Y cómo sé que no pretendéis matarnos? Ya he perdido demasiado. No dejaré que nos hagáis más daño.
Simbad intentó atacar a Sailor Moon con su espada, pero Utena le detuvo.
-Utena: ¿Qué estás haciendo? ¿Se puede saber de qué bando estás?
-Simbad: Yo no estoy del lado de nadie
Simbad y Utena se enzarzaron en una intensa lucha de espadas, hasta que Simbad consiguió hacer que Utena perdiera su espada. Justo cuando él iba a atacarla, Alasse apareció y detuvo al pirata.
 -Alasse: Comprendo que estés asustado, pero vosotros no sois enemigos. Te prometo que no os haremos daño, al contrario, queremos ayudarte en tu bísqueda.
 -Utena: ¿Quién eres?
-Alasse: Deberías preguntarte quién eres tú misma ¿No te da vergüenza, Utena Tenjo? Siendo portadora de una de las 7 espadas de la luz, te dejas vencer de esa manera
-Utena: ¿Cómo sabes mi nombre?
Al instante aparecieron los equipos que acompañaban a la joven elfa, seguidos por Sora y Kairi, quienes habían dejado a los demás en la base.
-Naruto: ¡Muy bien! Ya estamos todos aquí. Es hora de machacar a esos zombies
-Sakura: Naruto, deja de ser tan escandaloso.
En ese momento, un extraño brillo surgió. Todos captaron que ese poder emanaba de 5 espadas. Alasse había identificado 4 de ellas, pero la última, todavía no se había podido dar cuenta. Ese poder no pertenecía a otra espada que a la Tenseiga de Sesshomaru.
- Alasse: No sé cómo no me he dado cuenta antes, la espada sanadora de Inu-no-Taisho. ¿Tú eres su hijo?
-Sesshomaru: ¿Conociste a mi padre?
-Alasse: Luché con él. Aquí está su espada. La sexta espada de la luz. (Pensando) Pero a penas siento su poder. Es evidente que su portador no puede entenderla.
 Una vez reagrupados, decidieron dirigirse hacia el Inframundo para luchar contra sus enemigos.
 Entonces, sonó la voz de Merlín desde el castillo.
Merlín: Tened mucho cuidado. Sabed que vuestro campo de batalla no será el Inframundo. Hay una barrera demasiado fuerte como para que podáis acercaros. Sin embargo, os estáis adentrando en otro castillo que pertenece al enemigo, y que es casi igual de tenebroso que el reino de los muertos. La frontera entre el mundo de los vivos y el de los muertos, allí se encuentra el castillo.
Mientras la Alianza se acercaba al castillo, dos terribles brujas conversaban sobre su futuro.
-Maléfica: Parece que ya se acercan, será mejor que nos preparemos para la batalla.
-Vanessa: Me sorprende que alguien como tú, la emperatriz del mal, acepte las órdenes de una araña demoníaca y esa serpiente asquerosa.
 -Maléfica: Te equivocas querida, yo sólo trabajo para mí misma. Ellos creen que me utilizan, pero soy yo quien se aprovecha de esta oportunidad dorada para conseguir mi venganza. Cuando dejen de serme útiles, les enviaré de cabeza al lugar del que me sacaron.
 -Vanessa: Si no te matan antes. Puede que yo haya resurgido más tarde que tú, pero sé perfectamente que te acompañaba un tal Rey del Mal ¿Qué fue de él?
-Maléfica: Le mataron con una espada de luz. Fue un idiota.
-Vanessa: ¡Venga ya! Ahora mismo sólo hay dos espadachines capaces de matarnos, y ninguno se encontraba en vuestra zona. Sé que fue por culpa de Orochimaru. Y si no hacemos algo, acabaremos igual que él.
-Maléfica. Lo sé.
 Vanessa pudo apreciar, a pesar de los esfuerzos de Maléfica por ocultarlo,que una lágrima caía de sus ojos. Pero no parecía causada por el temor a la muerte...
-Vanessa: En ese caso, sabes muy bien lo que tenemos que hacer. Tenemos que unirnos para conseguir el éxito al final.
-Maléfica: ¿Te crees que soy tonta? Si me estás proponiendo esto, es que quieres que trabaje para ti. Sin embargo, yo ya no tengo intención de seguir viva. Si gracias a ti, consigo antes mi venganza, haré lo que me pidas.
 Jack Escarcha abrió los ojos asustado y confuso. No recordaba nada. Se encontraba en un lugar cerrado y oscuro. La nieve caía sobre aquel lugar.
Poco a poco empezó a recordar, estaba en una reunión con el resto de los guardianes hablando sobre el rastro de Sombra que habían detectado, cuando unos copos de nieve empezaron a caer y una mujer les atacó. Jack recordó a aquella mujer como la más hermosa que había visto jamás, a pesar de que su mirada fuera fría y maliciosa. Lo siguiente que recordó fue un ataque de aquella mujer, y luego... Oscuridad... Aquella mujer le había dejado inconsciente. Jack buscó a sus compañeros guardianes, pero no obtuvo respuesta, salvo una especie de mensaje que sonó en su cabeza "La reina de las nieves se ha llevado a tus compañeros, se encuentran en la ciudad de Arendelle"
Jack no dudo un momento en volar a Arendelle para salvar a sus compañeros.
La Alianza llegó por fin al castillo, pasando por lo que parecía una cueva. Pero había algo sorprendente: Aquel lugar estaba plagado de sincorazón, pero no parecía que quisieran atacar, más bien estaban vigilando.
-Hades: Por fin están aquí. Han tardado más de lo esperado, hacer esto ahora será peligroso.
-Eris: Pero será nuestra última oportunidad de conseguirlo
De repente, todo aquel lugar cambió. Las paredes rocosas se convirtieron en árboles, y el suelo se cubrió de una densa bruma, que poco a poco cubría a los héroes.
-Utena: Himemiya, será mejor que no te alejes de mí.... ¡¿Himemiya?!
Justo cuando la joven descubrió que la novia de la rosa había desaparecido, la extraña niebla les envolvió por completo.
Mientras tanto, en una cercana pero oscura sala, una muy unida pareja se reencontraba.
-Akio: Lo has hecho muy bien. Eres una buena chica, aunque, haberlos enviado a diferentes partes del castillo, es evidente que te ha dejado agotada. Incluso hasta el punto de haber perdido tu poder. Sin embargo, este sacrificio que has hecho, me ha llenado de felicidad. Ahora, ven aquí, Anthy.
Al principio la joven se acercó con recelo. En cuanto la tuvo a su alcance, Akio agarró a su hermana de brazo y la acercó a él con brutalidad.
-Akio: ¡Te he dicho que vengas! Las velas que iluminaban la habitación perdieron su brillo, dando paso a una oscuridad total, que la novia de la rosa no le era, en absoluto, desconocida.
En cuanto pasó aquella niebla, Finn abrió los ojos, encontrándose totalmente solo.
-Finn: ¿Hola? ¿Dónde estáis todos? ¿Jake?
De pronto un monstruo atacó al muchacho por la espalda.
-Monstruo: ¡Yo Jake-Monstruo!
-Finn: ¡Un monstruo se ha comido a Jake! ¡NOOOOOO!
Justo con ese grito, el alegre perro volvió a su forma original.
-Jake: Jeje. Tranquilo tío, estoy guay.
-Finn: Tío... No mola. Tenemos que encontrar a los demás antes de que ocurra algo malo.
-Jake (susurrando con malicia): Sí, antes de que vuelvas a hacerte BOOM-BOOM.
-Finn: ¿Qué?
-Jake: ¡Nada!
Mientras, en el Inframundo...
-Narku: Por fin ha dado comienzo.
-Orochimaru: Será mejor que no nos retrasemos y nos dirijamos a nuestros puestos. Ahora nos toca trabajar.
-Hades: Gracias, compañeros. Vosotros les haréis conocer el verdadero dolor. Los tengo ya a casi todos localizados en este universo que hemos creado. La frontera entre dos mundos, es también la de lo puro y lo impuro, lo bueno y lo malo, la vida y la muerte. Hacedles ver hasta qué punto podemos corromper sus almas.
Sólo había una persona a la que Hades todavía no había sido capaz de localizar. Elena se encontraba en una especie de gruta oscura y tenebrosa,totalmente sola y asustada. Pero, al final del camino, podía apreciarse una brillante y hermosa luz.
La princesa siguió el camino hacia aquella luz, asustada, pero decidida a saber qué era. Cuando por fin la tuvo delante, se encontró con la rosa negra. El siniestro objeto proyectó una luz de lo más oscura ante aquella nueva presencia. Elena quiso gritar, pero una voz la detuvo, una voz que sonaba en su mente, era la voz de la rosa negra:
"Por fin habéis vuelto, hacía siglos que no sabía nada sobre vos. La única persona que en su momento fue capaz de entenderme, aunque sólo fuera por sus sueños. Es un honor volver a veros, princesa Aurora"

CONTINUARÁ


No hay comentarios:

Publicar un comentario